Todas las entradas por anamá

Anamá ediciones es una editorial nicaragüense con distribución en Centroamérica.

¿Sabés cuáles son los orígenes de la cultura impresa?

¿Sabés cuáles son los orígenes de la cultura impresa? Hoy en #MundoEditorial hablamos sobre estos procesos sin los que no podríamos imaginar nuestras sociedades actuales.

***

En 1966 fue encontrada una copia del Vimala Mirbhasa sutra (dhāraṇī, o invocación budista) en el templo de Pulguk-sa de la ciudad de Kyongju en la península de Corea; su impresión data, aproximadamente, de algún momento entre el 704 y el 751 d.C. Esas fechas convierten al Vimala Mirbhasa en el impreso conocido más antiguo de la historia.

Alrededor de los años 764 y 770 d.C., monjes budistas japoneses imprimieron en xilografía el Hyakumantō dhāraṇī o Mukojōkō, una serie de entre de cien mil y un millón de rollos que contenían cinco textos diferentes. Antes del descubrimiento del Vimala Mirbhasa se consideraba al Mukojōkō el primer texto impreso por medios mecánicos del mundo.

La impresión del Mukojōkō fue ordenada por la emperatriz Shōtoku para agradecer por el cese de una rebelión; fue la primera gran impresión que se hizo en la historia de la humanidad. Lo que atrae de este gran esfuerzo es que no se hizo para el consumo del público, no fue un ejercicio de distribución editorial y nadie leyó esos textos hasta el siglo XIX. Pero Shōtoku fue la que seleccionó los textos, encomendó la producción de los rollos y, también, los envió a distintos templos de Japón. Todo esto nos lleva a preguntarnos si fue Shōtoku la editora del Mukojōkō.

***

Según Roger Chartier (Lyon, 1945) -uno de los más importantes estudiosos de la historia del libro-, “para comprender las significaciones que los lectores han dado a los textos de que se apoderaron, es necesario proteger, conservar y comprender los objetos escritos que los han transmitido”.

La cultura impresa comprende no solamente los testimonios escritos de la cultura universal que fueron producidos por la imprenta sino incluso los anteriores a su invención, porque está irremediable unida a la cultura escrita. Por esto abarca todo lo relacionado a la escritura y la lectura, al rollo, al manuscrito, al códex o códice, al libro, a la prensa, a las bibliotecas y a las librerías.

En la actualidad existen muchos conceptos y materias relacionadas con el conocimiento y estudio de los impresos: la bibliografía, la bibliología, la biblioteconomía, la bibliotecología, la historia de la imprenta, de la tipografía y de la edición, la historia de la literatura, de la prensa, la historia de la historiografía, de la educación, de la lectura, de la litografía, del papel y la tinta, y todo lo que cubre el amplio y abierto campo de la historia cultural.

¿De qué hablamos cuando hablamos de libros?

Desde anamá Ediciones nos interesa pensar en la idea de unidad que supone el hecho de colocar bajo una misma cubierta un texto. Es por eso que nos complace traerles esta serie: #MundoEditorial; para conversar con ustedes sobre los procesos de producción del libro y el papel que juegan, dentro de esta cadena, los diferentes profesionales que se involucran para que los libros lleguen a las manos de las y los lectores.

***

¿Se han preguntado de qué hablamos cuando hablamos de libros?

En 1964 la UNESCO definió libro como una “publicación impresa no periódica que consta como mínimo de 49 páginas”. Elaborada para cumplir propósitos específicos respecto a la edición de libros y otras publicaciones, esta definición excluye todos los formatos no tradicionales de libros con los que un editor o editora puede dialogar.

No es sencillo encontrar una definición exacta para lo que consideramos libro. Pero es posible desarrollar un concepto en el que libro es un objeto que contiene un conjunto organizado de ideas que hablan sobre cualquier tema y que pueden ser transmitidas de manera impresa, manuscrita, con imágenes o a través de dibujos, sobre hojas de papel u otro material, unidas -encuadernadas: pegadas o cosidas- por uno de sus lados -o no, como en el caso de un acordeón o concertina- y forradas por las tapas o portadas.

Concebir el libro como una pieza de arte que alberga cualquier discurso y cuyo ciclo de producción crea un circuito que involucra a diversos actores -como el autor, el editor, el corrector, el diagramador, el impresor, el librero-, permite explorar todas sus posibles formas y entenderlo como un artefacto que influye directamente en el desarrollo sociocultural -del lugar en que se produce y al lugar al que llega- y no sólo como un contenedor pasivo de textos que pueden ser escritos en cualquier momento y dentro de cualquier espacio.

***

¡Decinos de qué temas del proceso de producción editorial te gustaría que habláramos en nuestros siguientes post!

Conquista y colonización de la cocina nicaragüense

CHANCHOS, CHANCHADAS

Y OTRAS CHANCHADITAS

A Jesús Martínez-Almela

–con quien compartí unos chicharrones–

El chancho es un animal de cuerpo redondeado, patas con pezuña y generalmente cubierto de pelo, de unas cerdas gruesas y ásperas, es mamífero. Se reproducen rápidamente. Fueron domesticados por el hombre hace unos trece mil años. Su nombre científico es Sus scrofa ssp. Domestica. Es pariente del jabalí, del danto y del zahíno, come cualquier cosa –omnívoro– generalmente se le llama cerdo, puerco, marrano o choche, en Centroamérica se le llama chancho en Nicaragua y Costa Rica, igualmente lo hacen en Argentina, Uruguay, Chile, Bolivia y Paraguay.

En el lunfardo argentino le denominan chancho al boletero, quien verifica los boletos de autobuses y tranvías, en el habla peruana así denominan al trasero de la mujer.

En el Horóscopo chino el cerdo o chancho es el signo número 12, su mes es noviembre y los nacidos bajo ese signo son sensuales, aprecian del buen comer y beber. Son de esas personas a las que les gusta pasar un buen rato. El Cerdo es muy apasionado y se mantendrá vigoroso inclusive en su vejez. Generosos hasta el cansancio, si necesitas apoyo o ayuda sin duda debes llamar a un nacido bajo el signo de Cerdo.

Fragmento de “Chanchos chanchadas y otras chanchaditas

dE Mariantonia Bermúdez A ERNESTO CARDENAL

 14 feb. 2019

NOTA A ERNESTO CARDENAL

AL PERDERTE YO A TI

Querido Ernesto Cardenal:

Pienso en el momento en que tu energía se transforme y te vayás a vivir a la espiral perfecta de la galaxia de Andrómeda, convertido en estrella, un poquito más cerca de Dios. Entonces me pongo triste porque creo que  de verdad sí te habré perdido, te habrás llevado una parte de mi juventud que suspiró con tus epigramas para Claudia, que sufrió con la Oración para Marilyn y que leyó con fervor tu Hora 0, esperando que todo llegara a su fin.

 Es extraño el afecto que los lectores desarrollamos por los libros que leemos porque de alguna manera nos sentimos próximos al autor, creemos que lo conocemos, nos es familiar y hablamos de él o ella como si fuera amigo nuestro.

“Son los poemas del despecho”, me dijiste un día que viniste a visitar la Casa de Cultura de Jinotega con Julio Valle-Castillo. Yo te pregunté si Claudia existió, como la Lesbia de Horacio y alrededor tuyo se formó un corro de muchachas que querían escuchar la historia de amor imposible más famosa de Nicaragua:

“… Y tal vez verás, Claudia, que estos poemas,

(escritos para conquistarte a ti) despiertan

en otras parejas enamoradas que los lean

los besos que en ti no despertó el poeta.”

 Abro tu Vuelos de Victoria publicado por la editorial Universitaria y leo el Viaje muy jodido que le escribiste a Laureano Mairena. Ayer una muchacha del taller de creación literaria nos dijo que pensando en vos, le daba mucha tristeza que todo se esté repitiendo otra vez en esta Nicaragua adolorida del 2019 y yo recuerdo tu verso, dedicado a Laureano Mairena “nos vale verga la muerte”. 

Ahora que sé que entre el tiempo y espacio llegarás a ser una estrella donde te juntarás con Donald, con Laureano, con Gabriel, con Antonio, con Ernesto, con Fernando, ya no estoy triste. Tus versos llenos de amor y despecho para Claudia me acompañan hoy 14 de febrero. Vos estás en cada una de las palabras que has escrito, en el Homenaje a los Indios Americanos, en el llanto amargo de Las del Cuá, en el pálpito del corazón del guerrillero. Mientras te leamos, Padre Cardenal, te tendremos junto a nosotros, entre el tiempo y el espacio infinito del cosmos: junto a Venus, aparecerás como un lucero nixtayolero.

Te quiere y te leerá siempre,                                                                                 Mariantonia Bermúdez

Fuga de Canto Grande de Claribel Alegría y Darwin J. “Bud” Flakoll “Claribud” –como se firmaban–.

Fuga de Canto Grande es el relato de cómo los militantes peruanos del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), pasaron tres años planificando y excavando un túnel de 345 metros en las afueras de Lima, al pie de los Andes. No sólo son los detalles físicos de la construcción del túnel fascinante sino las vicisitudes, peligros, tensiones y demoras con las cuales tropezaron durante los largos meses de la excavación, lo que hace que este relato sea conmovedor.

anamá Ediciones cumple el deseo de nuestra querida Claribel, ver publicadas estas entrevistas.

Puede encontrarlo en Tienda Literato e Hispamer.

Amante en la noche oscura – Oscar de Baltodano

Son muchas y variadas las condiciones en que el hombre se enfrenta a su semejante. No son menos las del hombre que, ante Dios, lo trascendente, o lo mítico, hinca la rodilla, frunce el ceño, se inflama de impostura o esconde su devoción íntima. Dedicar poesía a Diós, tan poco frecuente en nuestros días pero tan necesaria para el que urge poner palabras a su sentir, supera con creces la tradición decimonónica en la lírica de Baltodano-Pallais. Es la poesía de este autor, a veces descarnada y a menudo insuflada de un erotismo elevado, ejemplo de la mejor tradición de misticismo en verso. 

Probablemente será incomprendida o cubierta de la habitual pátina del crítico freudiano que, más allá de lo que la inspiración dicte, busca respuestas artificiosas a las palabras sencillas. Si la poética baltodaniana es sincera, límpida y a veces, cristalina en su declamatoria, es también compleja y oscura en su significado. No estamos habituados a leer, de forma tan hiriente a veces, y intimista en otras, poemas de inspiración religiosa como éstos. Poesía donde la devoción resulta clave, donde el género es lo de menos, y donde la sensación del sediento de Dios se acumula, página tras página, como un cafarnaún de sentimientos. Baltodano ruge al cuerpo, domina el verbo, somete el senso i se nutre de fe. Y de ello hace un corpus poético reunido baja el nada inocente título Amante en la noche oscura. 
Sentirse penetrado por las saetas de cada verso de Amante en la noche oscura debe ser, a ojos del lector abandonado a estos poemas, lo más próximo a Santa Teresa en su éxtasis. Amar no es sencillo, y amar a Dios, al prójimo, o al semejante es un proceso a veces esforzado y a veces natural, en la que el erotismo – despojado de sus advocaciones contemporáneas y trasnochadas – no es otra cosa que la pasión amorosa del hombre hacia aquello ansiado. 
¿Y no debería ser Dios -llámese como se llame ese demiurgo- lo más ansiado por el hombre hastiado de esta Sodoma moderna?

Albert Torras i Corbella

(Periodista y escritor)

EL MONSTRUO DE MI MADRE: COMENTARIO Marlen Lucia Landero.

Todos tenemos un monstruo en casa…No soy experta en análisis literarios, ni pretendo coquetear con eruditos, pero soy experta en sentir, eso sí, lo puedo asegurar. Sostenido por el hilo de la dulzura escondido en la vergüenza, Alberto nos muestra cómo se vive en medio de tanta desolación, esa vergüenza de nuestros sistemas emocionales que desgarra la piel y oxida los ejes de la vida, hasta que un día decidimos engrasar con aceptación y honra para que giren de forma armoniosa. La obra es una filigrana llena de ternura, narra hechos históricos y situaciones familiares con una fluidez y riqueza literaria envidiable. La novela es un tributo, en él conoce y reconoce a Lidia, un precioso ejercicio literario que sirve como vehículo sanador en la relación madre-hijo y lo lleva a culminar esta obra con un sello de plenitud, gratitud, reivindicación y serenidad emocional. Las personas no somos perfectas, pero somos exactas en este mundo, y como hijos a veces crecemos queriendo no tener esos padres o quisiéramos poder hacerles un “up-grade” que se ajuste a nuestras expectativas, pero la vida nos colocó ahí porque eso es perfecto y necesario para nosotros. Alberto pide la opinión sobre qué pensamos de Lidia, quiero decirle que la amé. Gracias por escribirlo, todos tenemos un monstruo en casa, yo también tuve uno, y seguramente también yo lo fui. Ojalá todos podamos ver a ese monstruo con la aceptación y dulzura con la que lo has hecho. Felicidades Alberto

Al gran maestro franz galich

A 14 años de su partida

Hay un humanismo tremendo en la obra de Franz Galich, y lo diferencia de otros escritores que han tomado el caos de las grandes capitales como un cliché muy barato para escribir bastante light, esta (la de Galich) no es literatura light”. Tomado de la Revista niú

Naciniento: 8 de enero de 1951, Guatemala  Fallecimiento 3 de febrero de 2007,  Managua

BEN-HUR BAJO LOS ARCOS TRIUNFALES

El circo lleno a reventar. Las barrigas prominentes engalanan las graderías bajo los arcos triunfales. Abajo, barrigas vacías, casi pegadas a la espalda. Caballos famélicos tascan ar-gentinos frenos de fantasiosas golosinas, inexistentes e ilícitas. Los nervios de dúctil plomo transmiten el atávico miedo. Entre la multitud de aurigas de carretones desvencijados retocados con pinturas de casas comerciales, engalanados con chillantes colores, números romanos, trajes de telas baratas y cascos de hojalata, pintados con spray, surgen, alevosas, las medias valerosas de leve cususa. Ávidas y temblorosas manos callosas las estrangulan, succionándole el transparente líquido etílico plasmático. El escaso y estomacal gallopinto se resiente en el fondo del titilante hígado.

La multitud ruge, quiere acción. El instinto clama, el deseo no espera. El espec-táculo está retrasado: Nerón no ha llegado. Las descomunales trompas magnetofónicas han anunciado su arribo en acerado escarabajo.

Abajo, los sueños de la desgracia personificada en esqueletos forrados de piel. De pronto: ¡ya viene el cortejo! Ya se oyen los claros clarines. El helicóptero descenderá sobre la grama. Esta sufre porque los elefantes están borrachos de diversión (¡“No se pierdan este espectáculo”!) La plebe delira y el mundo gira y gira. Los pobres caballos esperan. Piadosas manos han puesto al alcance de sus hocicos heno tierno, de humilde pajar, mientras su indómito estómago aguarda el estilete de un guarón para enervar los músculos y así, tal vez, ganar. Por los altoparlantes la espada se anuncia y los orejas que guardan las espaldas se deslumbran con el vivo reflejo, porque saben que ya viene oro y hierro, el cortejo de los mastines. ¡De pronto, la multitud no entiende, está confundida, la perplejidad inunda sus corazones! Nosotros tampoco sabemos, desde esta su cabina de la WXYZ, que transmite desde el coloso de concreto en el corazón de la ciudad, con más postes sin luminarias que árboles, ¡el mágico, magno, magnífico, magnánimo, magnate, evento cultural del año: la edición número 2000 de la carrera de Ben-Hur, con Mesalas y Mesalina, proyectada, ya no en cinemascope sino en directo y a todo color, con actores de verdad!

¡Atención, atención, el helicóptero viene, se aproxima, llega, llega! ¡Flota sobre el estadio, como Abbadón con su flamígera espada que anuncia la gloria solemne de los estandartes!

Como por arte de magia, portentoso milagro, las luces del estadio se encienden, pero no echan luz blanca ni brillante: ¡lanzan luz negra! ¡El cielo se oscurece en pleno día! ¡¡Eclipse!! ¡¡Eclipse!! ¡¡Castigo divino!! Los reflectores del helicóptero se encienden. La banda rockera literalmente destaza “La Pared” del Pinche Floy. Desciende, desciende, y sigue descendiendo sobre las cabezas de doce mil apóstoles y se posa sobre la grama de sus corazones… Y ahora, con ustedes, el único, el magnífico, el grande, enorme: de apenas seiscientas sesenta y seis libras, seis medias libras, seis onzas, seis adarmes, con seis veces seis y una cuarta más, pero en completo ayuno. Los caballos tiemblan, los palafreneros también. En los carretones los cristianos hambrientos aguardan. En los fosos, los leones miedosos rezan. Neroncito baja de los cielos en su helicóptero privado. Todo está listo.

Se hace el llamado a los competidores: cincuenta, porque sin cuenta han sido los aspirantes. Todas las barriadas barridas por el desempleo abundante o el ocasional semiempleo. ¡Qué gran oportunidad la que nos proporcionan los paladines. Ya pasa, debajo de los arcos ornados de blancas Minervas y Martes donde la fama erige los premios (tal vez la moto, o si no, aunque sea un pase para ir a hospedarse a un hotel de medio pelo, con puta pagada, o un quintal de fríjol, uno de maíz, uno de arroz, uno de azúcar y un bidón de aceite. ¿Y para el caballo? ¡Bien gracias!) (“¡Caballo de las sabanas…!”).

El guarón circula por todas las graderías de sol del circo semiromano, porque tiene luz eléctrica y le faltan jaulas con leones para que se coman a los cristianos disfrazados de Ben–Hur, con todo y caballo, carretones, arneses, bridas y herraduras, para que desaparezcan de la faz del territorio. También circula por las venas de los panzones, necesidades de yoni guoquer, etiqueta negra, Vat 69 (¡qué rico!), chivas regal con los chivos y por supuesto, la gloria solemne de los estandartes. Se escucha el ruido que forman los carretones. Todo en el circo está tenso. Los gladiadores están nerviosos. Los caballos, remedo de sus antepasados andaluces, idem. Pero el que se la juega, se la juega, aunque sea de un lado para otro, como reza el dicho chino, los frenos que mascan los fuertes caballos de guerra, los cascos que hieren la tierra.

Un marica, hace señas para que los carretones se acerquen a la línea de salida.

Los claros clarines de pronto levantan sus sones, su canto sonoro, su cálido coro. En una tarima, hermosa hembra inicia sicalíptica danza. Sube y baja sobre un cetro de oro, reconocido entre la extraña multitud. La chusma delira, se babea y se chorrea. Los machos se excitan, se yerguen desde sus flácidas carnes. Él dice, la lucha, y todos van a luchar, la herida venganza por la derrota del año anterior, las ásperas crines, la pica, la lanza. La tierra que espera sedienta la sangre. Los negros paladines desde sus helicópteros y helipuertos malversados, camionetonas, mansiones robadas y palacios a medio construir, a costa de huracanes de miseria, azuzan la muerte y rigen la guerra. ……..

Fragmento del cuento

Ben-hur bajo los arcos triunfales

Tomado del libro Perrozompopo

Publicación póstuma

El Monstruo de mi Madre: comentario Adán Méndez Córdoba.

Existen 3 tipos de pensamiento a los que acudimos para explicar nuestro alrededor: científico, religioso y mágico, de éste último surge la literatura, y “El Monstruo de mi madre” es una acertada comunión entre la magia y la ciencia.” Todos hemos hecho algo de lo que nos arrepentimos amargamente. O al menos eso quiero creer. En algún momento, la circunstancia, las dudas, el miedo, la estupidez o la simple inexperiencia nos llevan a tomar una mala decisión”. Ese pequeño fragmento sirve para eliminar un enorme peso de la espalda, un alivio a las culpas, muchas veces autoimpuestas, saber que en el fondo somos monstruos, somos humanos, con virtudes, defectos, secretos, vergüenzas, odios y rencores, humanos con sentimientos en común. Alberto Sánchez Argüello ha exorcizado el recuerdo de su madre con una de las cartas de amor más hermosa que haya leído, y en el proceso ha tocado ese nervio sensible que ningún hombre admite abiertamente, pero que está ahí, el odio y la vergüenza hacia un miembro de la familia, un dolor o un suceso. Y en esta suerte de exorcismo ayuda a liberar los demonios de sus lectores, pero no para eliminarlos, sino para entenderlos y empatizar, para aceptarlos como similares, como prójimos, como parte de uno mismo; ahí es donde el pensamiento mágico surte su real efecto, ayudado del pensamiento científico, (esa analogía del padre vigilante y los monstruos que habitan las sombras, es una excelente muestra de creatividad) donde la comunión se da, donde se recrea la imágen completa, con luces y sombras, desde el interior y el exterior, una explicación satisfactoria y amorosa, un recuerdo bello. Es ese lugar donde el círculo parece cerrarse, cuando el objeto de odio se convierte en objeto de amor, donde el temor y la admiración no se repelen, se complementan; es ver lo más completa posible a las complicadas figuras que nos acompañan, con su respectiva carga de contradicciones, porque finalmente eso somos, contradicciones vivas. Y sin embargo el circulo deja una sutil abertura, una puerta que se abre a infinitas probabilidades, un universo en sí, la probabilidad de vernos y, ver a los otros, mas completos. Si algún día alguien escribiese sobre mi, deseo que sea la mitad de hermoso que esta novela. Mi total admiración.

Adán Méndez Córdoba.

San Pedro Cholula, Puebla, México.13 de enero 2021.

EL MONSTRUO DE MI MADRE: COMENTARIO KRASNODAR QUINTANA

“El Monstruo De Mi Madre” de Alberto Sánchez Argüello son escritos que nos meten en la pieles de dos personajes; una madre con un secreto que la desliga de la realidad y nos lleva de la mano por recuerdos que desenredan su ser y un hijo que con honestidad alarga los brazos para dejar ir con su testimonio y confesión la carga de un rencor y de remordimiento. Capítulos que nos recuerdan que la familia es un núcleo complejo.

Krasnodar Quintana
Managua, 24 diciembre 2020